¿ES COMPATIBLE LA TRIBUTACIÓN CONJUNTA CON EL PAGO DE ALIMENTOS?

Hoy compartimos este artículo de Marta Boza Rucosa, referente a la tributación de los hijos en la declaración de la renta, cuando el régimen aplicable es la custodia compartida. Entendemos que la actual normativa, es propia de una época anterior, en la cual la guardia y custodia solía atribuirse de manera monoparental a uno de los dos progenitores. En la actualidad la guardia y custodia, cada vez más, es el régimen acordado (por lo cónyuges o por sentencia), por lo que se debería adaptar la normativa tributaria a esta nueva circunstancia. Siendo en la actualidad los tribunales, los que están corrigiendo esta defectuosa normativa, ante la rigidez que muestra la AEAT.

TRIBUTACIÓN EN CUSTODIA COMPARTIDA FISCALIDAD DE LA CUSTODIA COMPARTIDA CON PAGO DE ALIMENTOS

¿PUEDO TRIBUTAR CON MI HIJO EN CUSTODIA COMPARTIDA?

CUSTODIA COMPARTIDA Y TRIBUTACIÓN

La Subdirección General de Impuestos emitió consulta vinculante el 27 de marzo de 2017, relativa a la declaración del IRPF en la modalidad conjunta, y al mínimo por descendientes, en el supuesto de divorcio con custodia compartida del hijo común.

El consultante tenía un hijo menor de edad del que ostentaba la custodia compartida, y dos hijos también menores de edad, de su nuevo matrimonio.

Como regla general, cabe decir que tras el divorcio, la tributación conjunta corresponde a quien tiene atribuida la guarda y custodia de los hijos, toda vez que es el progenitor que convive con ellos. Sin embargo, cuando se trata de custodia compartida, la opción de tributación conjunta puede ejercitarla cualquiera de los progenitores, debiendo el otro progenitor tributar de forma individual.

El contribuyente había acordado con su ex mujer, realizar de forma alternativa la declaración conjunta; esto es, un año cada uno, en los años pares él tributaría conjuntamente con el hijo común, y en los impares la ex esposa. Asimismo, dado que el régimen era de custodia compartida, cada año se dividirían por mitad el mínimo por descendientes al 50%.

Dado que la declaración por el Impuesto sobre la Renta en su modalidad de tributación conjunta, debe incorporar a todos los hijos menores de edad, ya sean comunes o no; cuando el hijo realizase la declaración conjunta con su madre en los años impares, el padre no podría hacerla así con sus hijos posteriores y su actual esposa; debiendo entonces, tributar individualmente.

Finalmente, la Subdirección General de Impuestos concluye que no es posible que el primer hijo menor de edad tribute anualmente de forma alternativa con su madre y con su padre, pues formaría parte de dos unidades familiares a la vez (con su madre, y con su padre, sus hermanastros y la madre de éstos), lo que no está permitido por la ley. No obstante, no niega la posibilidad de que cada progenitor, al tener la custodia compartida de su primer hijo, se aplique a partes iguales, el mínimo por descendiente.

Desde nuestro punto de vista, dicha situación provoca una gran injusticia, pues, aunque no es posible formar parte de dos unidades familiares durante el mismo ejercicio; esto no ocurre si se realiza de forma alternativa. La posición de la Subdirección General de Impuestos entra en contradicción con la Ley y con sus propios argumentos, totalmente perjudicial para la sociedad actual, donde las familias reconstituidas son lo común y habitual.

Recientemente, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía -Sala de Málaga-, de 8 de octubre de 2020 (recurso 715/2019), se ha pronunciado alegando que, los progenitores que tengan un régimen de guarda compartida, pueden compatibilizar en la declaración anual de la Renta, el mínimo por descendiente con las especialidades aplicables en los supuestos de anualidades por alimentos a favor de los hijos; pronunciamiento dictado en sentido contrario de lo expuesto por la Dirección General de Tributos.

El supuesto que contempla esta resolución, se aplica para aquellos casos en los que pese a haber una guarda compartida, existe una grave desproporción de ingresos entre los progenitores, lo que obliga al establecimiento de una pensión de alimentos, con cargo al progenitor con una situación económica más boyante; en estos casos, el progenitor pagador de los alimentos,  podrá desgravarse en la declaración de la renta,  el mínimo por descendiente de forma prorrateada, así como podrá aplicarse las especialidades del pago de los alimentos, exclusivamente para el período del ejercicio que no conviva con los menores.

Esta Sentencia, debemos destacar que, no es vinculante para la Dirección General de Impuestos ni para los otros Tribunales Superiores de Justicia. Sin embargo, abre la veda al principio de igualdad tributaria que debería imperar en estos supuestos, puesto que recalca que las dos deducciones son compatibles en el caso de la guarda compartida, ya que no pueden existir distinciones, entre el trato fiscal que se dispensa en los casos de guarda individual respecto del que se da en los supuestos de guarda compartida. Por tanto, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía está en pos de hacer desaparecer este agravio comparativo, que resulta tan perjudicial, cuando, además, la guarda y custodia compartida, se ha erigido como uno de los sistemas más habituales en nuestro país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.