PRORROGA DE LOS ERTE HASTA EL 30 DE SEPTIEMBRE

El pasado 26 de junio se aprobó el Real Decreto-ley 24/2020, de 26 de junio, de medidas sociales de reactivación del empleo y protección del trabajo autónomo y de competitividad del sector industrial, en el que se prorrogaban los ERTE hasta el 30 de septiembre, así como la ayuda a los autónomos, siempre que no pudieran reiniciar totalmente su actividad.

Durante esta prórroga la exoneración de cuotas de la Seguridad Social, dependerá del número de trabajadores de la empresa, así como de si ha activado o no a algunos de sus trabajadores, ya sea incorporando a algunos sí y a otros no, ya sea mediante una reducción de jornada de todos (modalidad prioritaria).

 

Empresas que no hayan podido reiniciar la actividad

Empresas <50 Trabaj. Empresas >50 Trabaj.
JULIO AGOSTO SEPT JULIO AGOSTO SEPT
70 % 60 % 35 % 50 % 40 % 25 %

 

Empresas que hayan reiniciado la actividad parcialmente

 

Empresas <50 Trabaj. Empresas > 50 Trabaj.
Trabajadores activados Trabajad. NO activados Trabajadores activados Trabajad.  NO activados
JULIO AGOSTO SEPT JULIO AGOSTO SEPT JULIO AGOSTO SEPT JULIO AGOSTO SEPT
60 % 60 % 60 % 35 % 35 % 35 % 40 % 40 % 40 % 25 % 25 % 25 %
En cuanto a los procedimientos de regulación temporal de empleo basados en causas económicas, técnicas, organizativas y de producción (ETOP), tanto los iniciados antes de la entrada en vigor del presente real decreto-ley, así como aquellos que sean inmediatamente consecutivos a un ERTE de fuerza mayor, y hasta el 30 de septiembre de 2020 se podrán acoger a las condiciones en materia de exoneraciones a la cotización de los ERTE por fuerza mayor, mencionadas anteriormente.

Las empresas que hayan estado incursas en un ERTE deberán mantener el empleo durante un período de seis meses, tras la finalización del mismo. Asimismo, durante el ERTE, las empresas no podrán efectuar despidos, ni realizar horas extras, ni concertar nuevas contrataciones de trabajadores, ni directas o a través de ETT, así como tampoco podrán repartir dividendos.

En el caso  excepcional en el que una empresa tenga que cerrar su centro de trabajo como consecuencia de un rebrote de la pandemia, se establece una exoneración en las cotizaciones a la Seguridad Social del 80% para los trabajadores inactivos, del 60% para los activos en el caso de las empresas de menos de 50 empleados, y del 60% para los inactivos y del 40% para los activos para las empresas de más de 50 empleados, debiendo ser aprobados previamente por la Autoridad Laboral.

MEDIDAS PARA LOS AUTONOMOS.-

Los autónomos beneficiarios de la prestación extraordinaria no tendrán que pagar las cotizaciones sociales del mes de julio y tendrán una exoneración del 50% en agosto y del 25% en septiembre.

Para aquellos cuya actividad aún siga muy afectada por los efectos de la pandemia, podrán acceder a la prestación por cese de actividad ordinario si su facturación en el tercer trimestre es un 75% más baja que la del mismo periodo del año pasado, siempre y cuando sus rendimientos netos en el periodo no superen la cuantía equivalente a 1,75 veces el SMI del trimestre. Esta posibilidad, que será compatible con la actividad, supone un beneficio económico mínimo de 930 euros al mes por trabajador, ya que supone una prestación económica equivalente al 70% de la base reguladora más la exoneración de las cuotas por contingencias comunes. Para acceder a esta prestación ordinaria compatible con la actividad, no es necesario esperar a que termine el trimestre. Los trabajadores autónomos que estimen que pueden ser beneficiarios de la prestación pueden solicitarla en cualquier momento. Posteriormente se realizará una verificación del cumplimiento de los requisitos. Los autónomos tienen la posibilidad de renunciar a la prestación durante esos tres meses si ven recuperada su actividad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.