PRORROGA DE LOS ERTE Y REANUDACION PROGRESIVA DE LA ACTIVIDAD

El Real Decreto-ley 18/2020, de 12 de mayo, de medidas sociales en defensa del empleo, recoge un conjunto de medidas sobre los ERTE tanto para las cotizaciones de la empresa, como para las prestaciones de los trabajadores. Las medidas adoptadas suponen una clara desvinculación de la duración de los ERTE a la finalización del Estado de Alarma, teniendo cada uno autonomía propia, pero siempre con una clara justificación de aquellos ligada a un impedimento en el ejercicio de la actividad.

Las empresas que no puedan reanudar su actividad podrán prorrogar sus ERTE hasta que desaparezca las causas que impidan su reanudación, y con un límite máximo hasta el 30 de junio. Es decir, no es que se prorroguen automáticamente los ERTE hasta entonces, como se ha dicho en algunos medios, sino que debe justificarse la prórroga de los mismos, en una causa que impida realmente su reanudación. Además en caso de que la reanudación de la actividad sea parcial y progresiva,  podrán  reincorporar a algunos de sus trabajadores en proporción al grado de reanudación de la actividad, o con ajustes de reducción de jornada a aquellos que se reincorporen. Las empresas deberán comunicar dicha reanudación a la autoridad laboral y al SEPE con las variaciones en los datos de personas trabajadoras incluidas en esos expedientes, en el plazo de 15 días.

Se mantiene la exoneración de las cuotas a la Seguridad Social para las empresas que continúen en ERTE de fuerza mayor total (75 % para empresas de 50 trabajadores). En caso de una reanudación parcial, para los trabajadores que se reincorporen la exoneración será del 85 % en mayo y del 70 % en junio (para empresas de más de 50 trabajadores la exención alcanzará el 60 % en mayo y el 45 % en junio). Respecto a trabajadores que continúen con sus actividades suspendidas, en un ERTE de fuerza mayor parcial, la exoneración será del 60%, en mayo, y del 45% en junio (empresas con menos de 50 trabajadores) y del 45% en mayo y del 30% en junio (empresas de 50 o más trabajadores).

Asimismo, se clarifica y modifica la obligación del mantenimiento del empleo establecida en el Real Decreto-ley 8/2020, durante un plazo de seis meses desde la fecha de reincorporación al trabajo, solo a de personas afectadas por el expediente, aun cuando esta sea parcial o sólo afecte a parte de la plantilla.

Además establece que las empresas y entidades que tengan su domicilio fiscal en paraísos fiscales no podrán acogerse a la prórroga de los ERTE por fuerza mayor. E impone la prohibición del reparto de dividendos a las empresas y entidades que se acojan a la prórroga de los ERTE por fuerza mayor, obligándose a devolver las cuotas de Seg. Social bonificada en caso de reparto de dividendos.

Les adjuntamos un enlace con el RDL 18/2020: RDL 18 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.