Recuperación del IVA de las facturas impagadas o rectificadas por convenio


Durante el estado de alarma, muchos clientes y arrendatarios han suspendido los pagos a proveedores y arrendadores, causando una quiebra en la cadena de pagos-cobros que afecta a la liquidez de muchas PYMES, autónomos y pequeños propietarios. También puede suceder, que el acreedor haya llegado a un convenio de pago con el deudor, ya sea de aplazamiento o de reducción de las facturas (como está pasando con los arrendamientos de establecimientos cerrados).

Facturas o rentas impagadas:
El mecanismo tributario del IVA , obliga a tener que ingresar el IVA aunque no se haya cobrado la factura, salvo que se haya acogido al criterio de caja.. Por tanto, el quebranto es todavía mayor para la empresa que ve frustrado el cobro de sus facturas, ya que no solo no se ingresan sus importes, sino que además hay que abonar el IVA a la AEAT, pese a no haberse cobrado, reduciendo la tesorería de la empresa.

Para paliar dicha circunstancia, una de las opciones que tienen estas empresas y arrendadores, es emitir una factura rectificativa, para reducir los perjuicios del impago. Para ello debemos de seguir un procedimiento y unos plazos correctos, que a continuación les exponemos. Con ello, conseguimos compensar dicho IVA, con otro negativo de la factura rectificativa, neutralizando el efecto negativo del impago.

Como decimos, la compensación de dichas facturas requiere de un procedimiento específico (art. 24. RIVA):

  • En primer lugar, deberemos haber ingresado el IVA en el trimestre correspondiente, ya que de lo contrario (como por ej. criterio de caja) no existe perjuicio, más allá de no cobrar los servicios prestados.
  • Reclamar la factura impagada tras su vencimiento, mediante reclamación judicial o requerimiento notarial. En caso de concurso de acreedores del deudor, será suficiente la comunicación al administrador concursal.
  • Se emitirá la factura dentro de los 3 meses siguientes, a la terminación del plazo de 6 meses tras el vencimiento de la factura rectificada (fecha de la factura en caso de no haber aplazamiento de pago). Es decir, entre el séptimo a noveno mes del vencimiento. Dicho periodo será de 1 año en caso de empresas que no sean de reducida dimensión (o PYMES que se les haya pasado el plazo anterior de 6 meses).
  • Se remitirá al deudor las facturas rectificativas.
  • Se comunicará a la AEAT en el plazo de 1 mes desde su emisión, aportando la factura rectificativa (que requerirá una forma específica), así como la factura original, y la reclamación al deudor, y posterior remisión de las facturas rectificativas.
  • Finalmente, se procederá a realizar la compensación de dichas facturas negativas, con las del trimestre correspondiente a las facturas rectificativas.

Por tanto, no se trata de un mecanismo de devolución de cuotas de IVA ya pagadas, sino de compensación con las cuotas de IVA repercutidas en el semestre en el que se rectifican.

Configuración de la factura rectificativa:

  • La base imponible de la factura rectificativa es la misma que la original, pero en negativo.
  • Constar el título de “factura rectificativa” y una numeración es especial.
  • Tiene que contener la justificación de su expedición, haciendo referencia a la factura rectificada, e incluyendo el texto: “factura emitida en cumplimiento de los requisitos previstos en el art. 80.3 LIVA y 24 RIVA”

Por tanto es necesario reclamar judicialmente o notarialmente al deudor para poder acogerse al mecanismo de regularización

Facturas rectificadas por convenio con el deudor (art. 80 LIVA):
En estos momentos, se están produciendo acuerdos entre acreedores y deudores, como consecuencia del estado de alarma, ya sea de arrendamientos o de servicios prestados, en los que se pacta la reducción de facturas o aplazamiento de las mismas.
En caso de haber emitido ya la factura, deberemos realizar su rectificación o abono, a través de otra factura negativa, con la correspondiente justificación. A diferencia del procedimiento de rectificación en caso de impago, la rectificación por error en la determinación de la base imponible o bonificación por acuerdo con el deudor, posterior la emisión de la factura, será más sencillo, y podrá realizarse dentro de los cuatro años de prescripción, pero siempre deberá justificarse correctamente, para evitar una liquidación complementaria de la AEAT.

Se deberá de documentar y justificar correctamente la corrección o bonificación de la factura emitida, a través de un convenio entre las partes.

Por tanto, las facturas rectificativas serán un mecanismo muy utilizado durante y después del estado de alarma por arrendadores y empresas, pero habrá que estar muy pendiente a cumplir los requisitos, y documentarlo correctamente todo, dentro de los plazos establecidos. Desde RUIZ&MONRABAL ABOGADOS les asesoramos para poder proceder correctamente en este tipo de actuaciones contables y fiscales,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.