REGIMEN DE VISITA Y CUSTODIA COMPARTIDA EN TIEMPOS DEL COVID-19

Son muchas las dudas que nos asaltan en estos días, ante el complejo escenario en el que nos encontramos con la declaración del estado de alarma debido a la crisis sanitaria creada por el COVID -19, comúnmente denominado coronavirus. Desde la experiencia en derecho de familia del despacho RUIZ&MONRABAL ABOGADOS hemos querido aclarar algunos puntos sobre la estancia y los traslados de menores durante el estado de alarma, en este artículo de nuestra Abogada Mª Jesús Lara Sánchez, en la que se responde a las preguntas más frecuentes que nuestros clientes nos plantean en estos momentos.
Una de las consultas que más preocupan a los progenitores separados con hijos comunes es, lógicamente, la aplicación del régimen de visitas o en su caso, de la custodia compartida: ¿se mantiene, queda suspendido, han de tomarse medidas excepcionales…?
Si bien el art. 7.1 del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, indica las excepciones a la limitación de circulación de las personas, entre las que se encuentran la asistencia y cuidado, entre otros, de menores, el hecho de que no exista una regulación expresa para dichos supuestos crea mucha fricción en el seno de estas familias.
Es necesario iniciar este articulo indicando que, siempre, como en cualquier otra situación, lo que ha de primar es el interés y bienestar del menor, debiendo los progenitores consensuar las medidas de carácter urgente que han tomar. Parece evidente, pero en muchas ocasiones, precisamente, lo obvio, es lo más difícil de ver.
Muchos padres se están sirviendo del estado de alarma para entorpecer el régimen de visitas acordado judicialmente respecto del otro progenitor. En otros casos, se incumple con el régimen de visitas alegando la imposibilidad para llegar a la vivienda del otro y hacer la entrega o recogida. La casuística es múltiple. Sin embargo, lo que está claro es que estos son ejemplos de comportamientos abusivos y contrarios a derecho, que podrían dar lugar a una solicitud de modificación de cambio de medidas cuando la situación vuelva a la normalidad.
Por tanto, nuestra recomendación es que, siempre que se pueda, y cumpliendo con las medidas de seguridad, se siga cumpliendo con lo establecido por resolución judicial, la cual deben llevar consigo los progenitores cuando realicen cualquier desplazamiento para evitar sanciones administrativas.

Los progenitores deben de llevar testimonio de la sentencia y el convenio en los traslados para evitar sanciones administrativas por la limitación de la movilidad de las personas

Sin embargo, en casos en los que el régimen de visitas sea de corta duración (menos de 8 horas), sin incluir pernocta y que pueda conllevar una exposición del menor en la vía pública para su entrega y recogida innecesaria, lo razonable es que las partes alcancen un acuerdo al respecto para su suspensión, pero siempre siendo conscientes de la compensación posterior de ese tiempo que debe operar.
En el caso del régimen de visitas cuya entrega y recogida del menor se ha designado en un punto de encuentro, por existir una prohibición de aproximación y comunicación entre los progenitores, habrá de designarse a una persona de confianza para que proceda a las entregas y recogidas del menor/es en un lugar próximo a los domicilios, con el fin de limitar la estancia de los mismos en la vía pública, pero siempre respetando las medidas judiciales acordadas.
Aconsejamos plasmar por escrito las nuevas medidas pactadas por los progenitores, para evitar malos entendidos futuros, así como reclamaciones injustificadas.
Asimismo, en los casos de custodia compartida, salvo que uno de los progenitores u otro familiar con el que conviva, se encuentre contagiado o en cuarentena, o vivan con personas especialmente vulnerables, los cambios de guarda también deben hacerse del modo en el que estén pactados. Si bien es cierto que, en el caso de cambios de guardas de corta duración (por ejemplo, casos en los que pasan dos/tres días con cada progenitor) la recomendación es alargar dichas guardas y hacerlas semanales o incluso quincenales, evitando salidas y riesgos innecesarios.

En caso de que no sea posible cumplir con el régimen de visita o régimen de guarda y custodia, recomendamos encarecidamente hacer uso de los medios telemáticos que tenemos a nuestra disposición, facilitando que la comunicación del menor con el progenitor no custodio sea lo más fluida posible.
Nuestra recomendación, tanto en este caso como en los restantes, es que prime el sentido común, dejando las controversias que puedan existir entre las partes y centrándonos en lo más importante, el bienestar de los menores. Somos conocedores de que no siempre es así, por eso en estos difíciles momentos reiteramos a nuestros clientes, lo que es una de nuestras señas de identidad jurídicas, como es la negociación frente a la confrontación, y la voluntad que deben de mostrar las partes en intentar llegar a un acuerdo, en especial en asuntos de familia, en donde está en juego algo mucho más importante que el ego personal de los padres.

En estos momentos lo más importante es llegar a acuerdos en interés de la salud del menor y recogerlos en un documento consensuado como anexo al convenio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.