Tribunal Supremo: Es el banco y no el cliente quién debe pagar el impuesto de las hipotecas

Hoy compartimos el artículo de Noticiasjurídicas relativo al cambio Jurisprudencial en relación al obligado al pago del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, a raiz de la reciente sentencia del Tribunal Supremo. Hasta ahora dicho tribunal venía estableciendo que los gastos de Notaría, Registro, Tasación o Gestoría eran a cargo del Banco, pero el ITPyAJD era a cargo del consumidor. Sin embargo con la sentencia de 16 de ocubre de 2018 se abre la puerta a la reclamación también de dicho impuesto, que es sin duda el gasto más importante en la constitución de la hipoteca inmobiliaria. Asimismo a diferencia de los demás gastos a reclamar al banco, el ITPyAJD podrá reclamarse su devolución a la propia Hacienda Autonómica en caso de que no hayan transcurrido 4 años desde la constitución. En caso de ser mayor el plazo transcurrido, será al Banco a quien haya que reclamar, junto con los demás gastos. En ruiz&monrabal abogados nos ponemos a disposición de nuestros clientes para ayudarles a reclamar dichos gastos hipotecarios, que en su día debieron pagar las entidades bancarias, y que fueron abonados por los consumidores.

 

La sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Supremo, en sentencia número 1505/2018, de 16 de octubre, ha señalado que quien debe abonar el impuesto sobre actos jurídicos documentados en las escrituras públicas de préstamo con garantía hipotecaria es la entidad prestamista, no quien recibe el préstamo.

En la sentencia, el Supremo modifica su jurisprudencia anterior e, interpretando el texto refundido de la ley del impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados y su reglamento, concluye que no es el prestatario el sujeto pasivo de este último impuesto en las escrituras notariales de préstamo con garantía hipotecaria (como aquella jurisprudencia sostenía) sino la entidad que presta la suma correspondiente.

Tiene en cuenta, para ello, que el negocio inscribible es la hipoteca y que el único interesado en la elevación a escritura pública y la ulterior inscripción de aquellos negocios es el prestamista, que solo mediante dicha inscripción podrá ejercitar la acción ejecutiva y privilegiada que deriva la hipoteca. Aun reconociendo la solidez de parte de los argumentos en los que se basaba la jurisprudencia anterior, la sala de lo contencioso-administrativo pasa a corregirla porque entiende que el obligado al pago del tributo en estos casos es el acreedor hipotecario, sujeto en cuyo interés se documenta en instrumento público el préstamo que ha concedido y la hipoteca que se ha constituido en garantía de su devolución. Los razonamientos descansan, esencialmente, en tres consideraciones:

– El requisito de la inscribibilidad.

– La configuración legal de la base imponible (dice el artículo 30.1 del texto refundido que “la base imponible en los derechos reales de garantía y en las escrituras que documenten préstamos con garantía estará constituida por el importe de la obligación o capital garantizado).

– El tenor literal del artículo 29 de la ley del impuesto (“será su sujeto pasivo el adquirente del bien o derecho y, en su defecto, las personas que insten o soliciten los documentos notariales, o aquellos en cuyo interés se expidan”).

La sentencia analiza el artículo 30.1 desde la perspectiva de la capacidad contributiva, determinando que no es la del prestatario (que solo ha recibido el préstamo y que se obliga a su devolución y al pago de los intereses), sino la del acreedor hipotecario (único verdaderamente interesado –como veremos- en que se configure debidamente el título y se inscriba adecuadamente en el Registro de la Propiedad). La correcta interpretación del artículo 29 (“será su sujeto pasivo el adquirente del bien o derecho y, en su defecto, las personas que insten o soliciten los documentos notariales, o aquellos en cuyo interés se expidan”) responde a esta misma tesis.

La sala añade que “el beneficiario del documento que nos ocupa no es otro que el acreedor hipotecario, pues él (y solo él) está legitimado para ejercitar las acciones (privilegiadas) que el ordenamiento ofrece a los titulares de los derechos inscritos. Solo a él le interesa la inscripción de la hipoteca (el elemento determinante de la sujeción al impuesto que analizamos), pues ésta carece de eficacia alguna sin la incorporación del título al Registro de la Propiedad”.

La sentencia determina que el artículo 68.2 del reglamento aprobado por Real Decreto 828/1995, de 25 de mayo, carece del carácter interpretativo o aclaratorio que, hasta el momento, le otorgaba la jurisprudencia que ahora se modifica, sino que constituye un evidente exceso reglamentario que hace ilegal la previsión que contiene por lo que anula dicho artículo del reglamento del impuesto (que establecía que el prestatario es el sujeto pasivo del impuesto) por ser contrario a la ley.

De este modo, la sala de lo contencioso-administrativo del Supremo da respuesta a la cuestión planteada: el sujeto pasivo en el impuesto sobre actos jurídicos documentos cuando el documento sujeto es una escritura pública de préstamo con garantía hipotecaria es el acreedor hipotecario, no el prestatario.

La decisión cuenta con un voto particular discrepante, emitido por el magistrado Dimitry Berberoff, que postula el mantenimiento de la jurisprudencia anterior, y otro concurrente, del magistrado Nicolás Maurandi, que considera que la sentencia debió incidir en la existencia de dos impuestos en el de actos jurídicos documentados y en el principio de capacidad económica previsto en el artículo 31 de la Constitución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.